INMUNOTERAPIA

La inmunoterapia es el tratamiento que Medibiológica ofrece para estimular el sistema inmunológico con el fin de combatir el cáncer y otras enfermedades crónicas. Sus efectos benéficos incluyen:

  • La estimulación de la respuesta antitumoral del cuerpo gracias al aumento de células asesinas de los tumores (Natural Killer).

  • Actúa directamente sobre los tumores como agente destructor.
  • Frena los mecanismos de disminución de respuesta inmunológica en el cuerpo.
  • Altera las células tumorales, haciéndolas más susceptibles ante el sistema inmune.

  • Detiene o retrasa el crecimiento y reproducción de células cancerosas.
  • Aumenta la tolerancia del organismo ante quimioterapia y radiación.

Fases del Tratamiento

Nuestro protocolo es un tratamiento con duración de tres semanas, el cual consiste en tres fases: desintoxicación, inmunoterapia y mantenimiento.

1. DESINTOXICACIÓN. La primera fase es la desintoxicación, proceso altamente recomendado sobre todo para pacientes que han pasado por tratamientos agresivos como cirugías, radiación y quimioterapia, en conjunto con mala alimentación y factores ambientales que pueden estar debilitando el sistema inmunológico, haciendo más difícil el proceso de combatir la enfermedad. Usualmente esta fase dura una semana, y se hace por medio de tratamientos intravenosos con alto contenido de vitaminas y minerales, así como ozonoterapia que ayuda a revitalizar células y tejido, de acuerdo a las necesidades del paciente y su condición. Todo esto va complementado con una dieta especial diseñada para el paciente que ayuda a limpiar el organismo y que los tratamientos que reciban sean de mayor efectividad.

2. INMUNOTERAPIA. La segunda fase es más compleja, ya que en ella entra el proceso de inmunoterapia, conformada por la aplicación de diferentes células, cada una con dosis y número de aplicaciones específicas de acuerdo a la condición del paciente. Las células aplicadas son:

  • Células LAK: Células Citotóxicas Activadas por Interleuquinas, también conocidas como células LAK, son linfocitos que, en presencia de IL-2, son estimulados para matar células cancerígenas. Estos linfocitos son uno de los cinco tipos de glóbulos blancos, o leucocitos, que circulan en la sangre y desempeñan un papel integral en las defensas del cuerpo. El cultivo de los linfocitos con Interleuquina-2 da lugar a células citotóxicas que actúan contra células cancerígenas.

  • Células Natural Killer: En la terapia con células asesinas, se extraen algunos de los propios linfocitos (un tipo de células blancas de la sangre) de un paciente con cáncer. En el laboratorio, los linfocitos se exponen a una sustancia llamada interleucina-2 (un factor de crecimiento del linfocito-T) para crear (NK) células asesinas activadas por la linfoquina, las cuales son inyectadas nuevamente en la persona por vía intravenosa. Estas células tienen mayor capacidad que las células naturales del cuerpo para detectar y destruir las células cancerosas. Las células NK CD56+ son obtenidas de sangre periférica, estas son seleccionadas, activadas con IL-21 y expandidas, y de preferencia son utilizadas cuando existe mucha carga tumoral, cuando el nivel de células neoplásicas circulantes es más del 30% del total de células nucleadas obtenidas, o cuando el paciente es portador de Hepatitis B, C, o Enfermedad de Lyme principalmente. El número de concentrados dependerá del programa de cada paciente. La aplicación de las mismas es intravenosa.

  • Células Dentríticas: Las células dendríticas (CD) son células de antígeno presentes altamente especializadas, que juegan un papel clave en las reacciones inmunológicas a través del cuerpo, son responsables al identificar patógenos como los virus, bacterias, hongos y células malignas, al presentarse como marcadores identificadores (antígenos) en linfocitos específicos T, los cuales se multiplican después y atacan solamente a las células enfermas y no a las células saludables.

    Estas células se obtienen por medio de extracción de sangre periférica, y posteriormente en el laboratorio, se realiza la Fotoféresis Extracorpórea, para que la sangre pase a través de una cámara de luz ultravioleta, que reporta un enorme efecto inmunoestimulante. En el separador de células, los glóbulos blancos, tales como monocitos y linfocitos, son separados (recolectados) de la sangre que regresa al cuerpo en un circuito cerrado. Los monocitos colectados son cultivados fuera del cuerpo convirtiéndose en células dendríticas activas. Cuando estas potentes células dendríticas son reinyectadas al cuerpo, tienen la capacidad de invocar una respuesta inmunológica antitumoral. Al mismo tiempo, en caso de rechazo o autoinmunidad, las células dendríticas recientemente convertidas son capaces de suspender (cancelar) ataques en contra de órganos trasplantados o tejidos del propio paciente.

    Las dosis y el intervalo de tiempo dependen de la respuesta del paciente al tratamiento y de su afección general. Los efectos colaterales que algunos pacientes experimentan comprenden un incremento en la temperatura corporal durante varias horas y dolor o sensibilidad en el área tumoral por varios días.

3. MANTENIMIENTO. La tercera y última fase inicial del tratamiento, en la cual el paciente se lleva esta fase a casa con unas vacunas antitumorales para que se las aplique de acuerdo a las indicaciones del doctor. Estas vacunas trabajan de un modo complejo en los niveles de inmunidad mediada celular e inmunidad humoral, y estimulan la formación y activación de células auxiliadoras T. Se cultivan de la sangre del paciente que representa su propio ambiente interno, el cual es único, y su preparación tiene etapas que favorecen el desarrollo de antígenos péptidos y de otros compuestos inmunogenéticos que ayudan a incrementar las funciones inmunológicas del cuerpo.

La vacuna es estéril, ya que está preparada de la sangre del paciente, los efectos secundarios típicamente asociados con otros procedimientos no se experimentan en éste tratamiento, salvo un pequeño incremento en la temperatura, fatiga, y por un período de 6 a 48 horas un poco de sensibilidad en el área del tumor después de administrarse el tratamiento. Tienen duración de 6 meses a temperatura de 6º C (refrigeración normal), la aplicación es cada 10 días y la cantidad de viales dependerá de la condición del paciente y del tratamiento base de cada uno.

Las Citoquinas

Citoquinas (del – Cito “célula”, y – Kinos “movimiento”) Son proteínas, péptidos o glicoproteínas y son sustancias que son secretadas por células específicas del sistema inmunológico. Son ellas las que se encargan de la comunicación y activación intercelular, y por lo tanto tienen un efecto en las demás células. Pueden funcionar tanto a nivel local como a distancia para mejorar o suprimir la inmunidad. En el tratamiento contra el cáncer, las citoquinas son utilizadas generalmente para mejorar la inmunidad. El término “citoquina” se refiere a los agentes inmuno moduladores como las interleuquinas, interferones, factor de necrosis tumoral, factor estimulante de colonias de granulocitos y macrófagos. Estos medicamentos también son llamados modificadores de respuesta biológica.

La experiencia ha demostrado que un tratamiento inmunológico integral, ocasiona la inflamación del tejido conectivo con su cascada citoquina, y puede incrementar la activación, movilización, y la maduración de las células dendríticas y he aquí la efectividad de las vacunas.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail