Tercer pilar de la homotoxicologia

TERCER PILAR DE LA HOMOTOXICOLOGIA
FORTALECIMIENTO ESTRUCTURAL

Continuando con la secuencia de la información acerca de cómo funciona una de las terapias más completas de la Medicina Biológica hoy hablaremos sobre el tercer Pilar del tratamiento de la Homotoxicologia, “El fortalecimiento estructural o celular” también llamada Terapia Ortho molecular.

La terapia ortomolecular, o aporte de micro nutrientes o terapia de las mega vitaminas es una terapia alternativa que recomienda el uso de cantidades de biomoléculas (de vitaminas, por ejemplo). para restaurar el equilibrio y mantener las funciones orgánicas de la mejor manera posible. Su objetivo es el restablecimiento del equilibrio químico del organismo. Este objetivo se consigue a través del uso de substancias y elementos naturales, como vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, probióticos, coenzimas, los cuales van a permitir un reequilibrio bioquímico, neutralizando efectos tóxicos y mejorando la calidad de vida.

Podemos decir que la medicina orto molecular, es una medicina preventiva que mantiene el equilibrio molecular óptimo entre nuestros elementos internos y naturales como el equilibro enzimático, el equilibrio endocrinológico y el equilibro nutricional, y curativa que es cuando las carencias en nutrientes celulares son manifiestas por ejemplo en presencia de alguna enfermedad. Esta terapia toma más fuerza día a día, debido a su método natural, que no atenta contra el organismo. Su objetivo es lograr la correcta concentración o dosis de las sustancias o micronutrientes en el cuerpo para prevenir enfermedades o curarlas.

En todo individuo hay una tendencia natural a la salud. La medicina biológica no hace más que potenciar los propios medios que dispone el organismo, para enfrentarse a la enfermedad.

En la Medicina Biológica valoramos cada una de las peculiaridades individuales físicas y mentales de la persona, puesto que cada paciente es único y no hay enfermedades sino enfermos y modos de enfermar.

Linus Carl Pauling ha sido, sin duda, una de las mentes más brillantes que ha dado el universo científico. Este estadounidense recibió el Premio Nobel de Química en 1954, gracias a sus múltiples investigaciones, entre las cuales resalta la medicina orto molecular.

Pauling señaló: “Para salvaguardar la salud, hay que darle al cuerpo determinadas sustancias micronutrientes en dosis y combinaciones óptimas. Por ello, la medicina orto molecular no busca más que el mantenimiento de la salud y el tratamiento de enfermedades, variando las concentraciones de algunas sustancias que están en el cuerpo y que son indispensables”.

Diferentes terapias Ortho moleculares:

  • Aplicación de Vitamina C en mega dosis IV como anti oxidante y anti inflamatorio
  • Coctel de Myers, Revitalizante e inmuno modulador.
  • Terapia Ortho molecular básica, aporte de multivitaminas, minerales, aminoácidos y coenzimas
  • Terapias de Quelación, para remoción de metales pesados circulantes y como antiplaquetario

Lo que debe alimentar

Variedad: un régimen suficiente y equilibrado, debe incluir:

  • Hidratos de carbono:son la principal fuente de energía del organismo. Legumbres y cereales integrales. Deben aportar entre el 50% y 55% de calorías diarias.
  • Proteínas:ayudan a fortalecer los tejidos. Se recomiendan pescados y mariscos, carnes magras, huevos, lácteos descremados.
  • Grasas:el organismo las necesita, en cantidad moderada, para producir hormonas, absorber las vitaminas y mantener las defensas. Deben aportar el 30% de las calorías diarias. Las grasas del aceite de oliva, los pescados y los frutos secos ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL (que obstruye las arterias) y aumentar los de HDL (que las mantienen despejadas).

Frutas y vegetales: el requerimiento mínimo es de 5 raciones diarias (400 g). Son los mayores aportantes de vitaminas y minerales.

Fibra: la fibra y el agua son aliados en la lucha contra el exceso de peso, aportan volumen al plato sin sumar calorías.

Micronutrientes: una dieta capaz de incluir variedad de frutas y verduras, legumbres, pescados y mariscos, cereales integrales, frutos secos, lácteos descremados, carnes magras y especias, aporta todas las vitaminas, minerales y antioxidantes que el organismo necesita.

Descanso: una vez el organismo duerme está dispuesto a recibir los nutrientes proporcionados por la alimentación, los cuales también adquiere en estado de reposo.

Esparcimiento: conviene disfrutar de actividades al aire libre con el fin de obtener vitamina D producto del contacto mesurado con el sol.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube
Categorías: Medicina Biológica.